Domingo,27 de diciembre de 2020

Robles proyecta el nuevo Ferial sobre 170.000 metros cuadrados de suelo municipal

El alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, ha presentado este miércoles el proyecto inicial de lo que será el nuevo Recinto Ferial que planea construir a lo largo de la legislatura.

Se trata de una extensión de terreno de aproximadamente 170.000 metros cudrados ubicados entre la avenida de la Hispanidad y La Pollina, un terreno cuyo 80% corresponde a suelo municipal “por lo que el coste de la obra será menor”, según ha afirmado el primer edil fuenlabreño, que ha añadido en este sentido que se trata de un área que reúne todas las condiciones.

El proyecto de Robles, que ya ha sido presentado a asociaciones, partidos y peñas, contempla también la creación de 1.500 plazas de aparcamiento, una zona de conciertos de 15.000 metros cuadrados para dar cabida a entre 30.000 y 40.000 personas,  20.000 metros cuadrados para la feria, 25.000 metros cudrados para casetas (que podrían albergar hasta 30 entre partidos, casas regionales y peñas), y la posibilidad de habilitar una dársena para facilitar el transporte público. También se contempla un parque de 7 hectáreas de terreno para ser utilizado a lo largo del año por los vecinos.

El alcalde fuenlabreño cree que se trata de "un área cercana a las almendras centrales" y ha criticado la viabilidad de habilitar el recinto en Valdeserrano, como pedía el PP, ya que a su juicio tendría más costes de suelo, habría que expropiar terrenos que no son municipales Y construir una plataforma peatonal sobre la M-506, algo que "no es viable técnicamente".

De esta manera, Robles ha explicado que su proyecto es "serio, riguroso, posible y más económico" y que ahora serán los técnicos municipales los que, en el plazo de cinco meses elaboren el proyecto definitivo de unas obras que se harán a lo largo de la legislatura y que podrían durar entre 14 y 15 meses. Además, el alcalde ha negado que se vayan a construir viviendas en el actual recinto de la calle Extremadura, donde se ubicarán aparcamientos y una plaza pública